VIVIR CON UN CHIP IMPLANTADO EN TU CUERPO

El ser humano monitorizado, trazado y descifrado con la ayuda de la implantación de un microchip bajo la piel de la mano o el brazo es un tema que ha interesado a muchos escritores de ciencia ficción.

¿Te  imaginas vivir con un chip? Ahora puede ser una realidad

Hoy y gracias al progreso tecnológico, la fantasía de la humanidad conectada ya no es tan lejana. Sin embargo, sigue planteando muchos problemas desde un punto de vista ético y moral.

¿Cómo recopilar datos sobre humanos que le sean útiles?, ¿Cómo respetar al individuo cuando uno se desliza en la intimidad a través de la tecnología?, ¿Cuáles son las posibilidades abiertas por una tecnología de rastreo?, ¿Son los beneficios más importantes y más interesantes que las restricciones que incluye?

El siguiente artículo está destinado a reflejar la construcción de nuestras preguntas sobre el futuro de la web, conectada para facilitar el cuidado de los pacientes que utilizan chips RFID, más concretamente, de identidad.

En un segundo paso analizaremos las posibilidades sociológicas y económicas y los problemas de los datos recopilados en la fuente de salud.

¿Qué es un chip RFID?

RFID es el acrónimo de radiofrecuencia e identificación, una tecnología contenida en las etiquetas también llamadas etiquetas o chips.

Hay todo tipo de chips RFID que usamos todos los días, ya que sirven como cerraduras en tiendas, credenciales para nuestras puertas de entrada o información incrustada para paquetes en todo el mundo.

¿Qué información registrar?

Los chips RFID se dividen en dos categorías distintas:

Aquellos que son solo de lectura y que incluyen un número único añadido en la fabricación. Sirven como un «número de serie» o un «código de barras» para un elemento y no tienen otra información más que su identificador.

Aquellos en lectura / escritura más complejos y más completos, en los que es posible añadir además, el código único de las páginas de memoria en las que se pueden escribir y modificar datos. Esto son los que no suelen interesar.

chip rfid

Uso en animales

En la investigación científica, recientemente se ha llevado a cabo una identificación por radio en animales para observar con mayor precisión el comportamiento individual de los conejillos de indias durante los experimentos de prueba.

El laboratorio de Imetronic, por ejemplo, estableció el tratamiento RFID con una cápsula (también llamada «Etiqueta de tubo de vidrio«) que se deslizó debajo de la piel de los sujetos de prueba.

Al usar lectores de etiquetas colocados estratégicamente en pruebas móviles, los investigadores pueden identificar qué conejillo de indias ha realizado una acción precisa.

Los inicios del uso en humanos

A mediados de la década del 2000, Verichip Corporation, una marca registrada de un chip Digital Aplicado, se hizo famosa por la forma de rastrear a los humanos.

En una campaña de medios muy fuerte en los Estados Unidos, presentó diferentes gamas de productos aplicables caso por caso:

  • «VeriPay»: un chip utilizado para identificar a su cliente y debitar su cuenta.
  • «VeriKid»: cuyo objetivo era vigilar a los niños.
  • «VeriMed»: un chip implantado con fines de vigilancia médica.

VeriChip ha cambiado su nombre recientemente a positiveID. Si el nombre de esta rama sugiere la tinción RFID de sus clientes, no se podría recopilar información fiable o sólida sobre sus experimentos.

Su sitio web no presenta ninguno de los productos mencionados anteriormente. Los únicos informes de los medios de comunicación de esta empresa son los informes breves de Fox News, que plantean dudas sobre la existencia real de VeriChip y sus VeriOffres.

La implementación del chip RFID en humanos ha suscitado muchos debates sobre la fiabilidad de la tecnología y el estado de los datos privados de sus usuarios.

Uno se pregunta sobre su impacto psicológico y sociológico, pero todavía no existe una experiencia fiable para juzgar el progreso tecnológico de este proyecto, lo que nos lleva al siguiente punto, ¿y si la RFID pudiera ponerse al servicio de la salud?

Las posibilidades de un chip RFID médico

electro

Imagínate mañana un chip del tamaño de un grano de arroz implantado en la mano o en el brazo de cualquier persona con fines médicos.

Los síntomas y estado de salud serían constantemente monitorizados. Se podría seguir la evolución del ritmo cardíaco, la presión arterial, el nivel de colesterol o la presencia de ciertos minerales de la sangre, evitando así los análisis de sangre «actuales».

Esta tecnología puede ser combinada con la comunicación automatizada entre el paciente y el médico mediante la transferencia de información a través de un teléfono inteligente. Los médicos podrían, a través de humanos conectados, tener acceso a la información de sus pacientes en tiempo real. Hará que inventos que parecen futuristas a día de hoy, como pulsera para regular la temperatura corporal.

Esto desbloquearía las alertas para pacientes en riesgo y desatascaría los servicios médicos para casos que no sean de emergencia.

Aplicar esto en los seres humanos con un fin médico sería un avance sociológico considerable, ya que los controles más comunes se volverían automáticos. Un análisis menos engorroso para el paciente, menos tiempo de atención y como norma, un mejor nivel de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *