¿Cómo mantener la piel bien cuidada?

Con el fin de verse y mantener una piel radiante, bonita y saludable, resulta fundamental saber de qué forma cuidarla adecuadamente. No hay que olvidar que consiste en el órgano más extenso de nuestro cuerpo, el cual además se encarga de protegernos ante agresiones externas al mismo tiempo que evita la pérdida de agua interna.

Consejos para cuidar la piel

Contar con una apropiada rutina de cuidados y tratamientos diaria para la piel, no solo permite demorar la aparición de signos de la edad (arrugas, etc.), sino que además ayuda a evitar el desarrollo de problemas como manchas, acné y/o quemaduras.

Es por esto que es muy útil conocer y aplicar algunos cuidados, sin importar nuestro tipo de piel, como los que presentamos a continuación.

Limpieza de la piel

Entre las principales bases a tener en cuenta para mantener una la piel bien cuidada y bonita, destaca la limpieza, por lo que es esencial realizarla no solo por las mañanas, sino también por las noches, logrando de esta manera que la piel tenga una mayor receptividad frente a los tratamientos.

mujer tapandose la boca

Por lo que es imposible negar que para conseguir una piel hermosa y saludable, se necesita un cuidado diario y para facilitar su cuidado, a continuación señalamos algunos consejos que conviene poner en práctica:

Proteger la piel frente al sol

  • Uno de los cuidados esenciales para la piel, además de la limpieza, consiste en evitar salir a la calle sin llevar protector para el sol.
  • Lo más recomendable es usar alguna crema solar que posea un SPF apto según el tipo de piel que se tenga y repetir su aplicación regularmente. Asimismo, se aconseja evitar exponerse al sol en las horas más calientes del día.

Beber mucha agua

  • El cuerpo va perdiendo agua durante el día, razón por la cual es preciso, como mínimo, asegurarse de reponer el agua perdida consumiendo alrededor de 2-3lt diarios.
  • El agua favorece un mejor funcionamiento del cuerpo, al mismo tiempo que permite que la piel adquiera un aspecto más fresco y terso.

Comer de forma sana y equilibrada

  • Tener diariamente una dieta sana y equilibrada es fundamental tanto para el cuerpo en general como para garantizar el cuidado de la piel, por lo que diariamente se recomienda consumir 5 porciones de verduras y de frutas que tengan un alto aporte de antioxidantes, a fin de lucir una piel sana y hermosa. Los frutos secos son también un gran alimento para la salud de la piel.

Realizar ejercicio

  • A media que pasan los años, se va perdiendo tanto la tonificación como la elasticidad de la piel; sin embargo, realizando ejercicios de forma regular es posible conservar la firmeza de tu piel.
  • En este sentido, incluso una actividad física moderada como puede serlo el yoga, podría ser tan beneficiosa como lo es el cualquier ejercicio muscular.
  • Al realizar ejercicio, se logra aumentar el flujo sanguíneo que se dirige a la piel, permitiendo que la misma reciba las vitaminas y nutrientes esenciales de forma óptima. Igualmente, la actividad física ayuda a tonificar los músculos, por lo que permite darle forma a la piel.

Mantener reluciente la piel

  • La mayor parte de los jabones, geles de ducha, limpiadores faciales y productos similares se encuentran previamente probados con el propósito de asegurar que no causarán reacciones alérgicas y/o irritaciones, por lo que es esencial cerciorarse de elegir un producto capaz de ajustarse perfectamente a las necesidades y preferencias individuales.
  • Además, hay que mantener presente que las limpiezas excesivas podrían causar una gran pérdida de grasa en las capas cutáneas más externas, provocando dermatitis o incrementando la resequedad.

Utilizar exfoliantes

  • Los masajes exfoliantes o geles de ducha cuentan con partículas que fomentan el proceso de renovación celular evitando afectar la epidermis; asimismo, existen muchos productos cuya composición posee ácidos que se obtienen de ciertas frutas (alfa hidroxiácidos), los cuales favorecen la eliminación de células muertas en la piel.
  • Además, para suavizar las zonas más rugosas de la piel (talones, codos y rodillas), es conveniente utilizar una pulpa de aguacate para frotar dichas áreas; en este sentido, lo recomendable es usar la cantidad de aguacate que quepa dentro de la palma de la mano.

Hidratar la piel

  • Asegurarse de hidratar correctamente la piel cada día permite lograr que la misma se mantenga tersa, ya que ayuda a aumentar sus niveles de humedad, por esto, resulta esencial adoptar la hidratación de la piel como un hábito diario.
  • Para realizarla, conviene darse pequeños golpes en la piel usando una toalla para secar y luego aplicar alguna crema apropiada para hidratarla correctamente.

Cepillar la piel

  • Cepillar la piel de manera moderada utilizando un cepillo especial en seco, permite deshacerse de las células muertas que suelen causar que la piel luzca ajada.
  • Al realizarlo, hay que asegurarse de cepillarla siempre con movimientos que vayan directamente hacia el corazón; dicho de otro modo, desde los pies hacia la cadera y desde las manos hasta los hombros.

Dormir las horas necesarias

  • Al dormir el tiempo necesario, la piel se encontrará saludablemente radiante. El cuerpo requiere cierto número de horas de sueño para poder mantenerse saludable, por lo que lo más recomendable suelen ser entre 7-9 horas.

Tener cuidado de las agresiones externas

  • La contaminación, el estrés, el tabaco, etc., se tratan de elementos externos que poseen un  efecto negativo en la piel, por lo que es fundamental tomar en cuenta dichos factores para asegurarse de proteger bien la piel cada vez que sea preciso salir de casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *